Música muerta

Ya me he cansado. De ver que letras sin sentido ocupan las posiciones más altas de las listas de éxitos. De ver que es imposible intentar hacerse ver como artista en un mundo tan podrido. No lo soporto más. Cada día, ves como miles se venden haciendo versiones de temas que seguramente no sientan, solo para poder ampliar su público deshonestamente. Yo, en particular, tengo varias versiones en mi canal de canciones famosas actuales que me gustan. Me siento tan orgulloso de ellas como de las demás, pero me carcome el ver que son las más populares cuando, muchas veces, no son las que más emocionado me siento de transmitir. Hasta ahora, además de mis gustos, las visitas mandaban. Pero ya no voy a anteponer el nuevo hit de Daddy Yankee a ese tema que hace latir mi corazón.

Hace tiempo que asumí que la probabilidad de éxito de todo esto era de 1 entre un millón, porque tengo un concepto de la música muy diferente al de la mayoría de la gente. A mí me da igual que algo le guste a todo el mundo, siempre me sentiré identificado con aquello que me haga sentir, ya sea alegría, nostalgia o tristeza. Y descubrir un tema reciente con la mitad de reproducciones, pero con una letra que comparta mis sentimientos ya es para mí suficiente.

No dejéis que os laven la cabeza. Hay melodías preciosas ahí fuera que merecen ser escuchadas. No todo es trap, pop y reggaetón.  A veces, el rock o el country son las mejores alternativas para lidiar con un estado de ánimo. No dejéis que la época en la que vivís os prive de disfrutar de algo tan maravilloso como la música en su completitud. Y, sobretodo, comprended que no siempre lo que los demás escuchan es lo mejor, que a veces hay mucho interés privado detrás de todas esas grandes campañas de publicidad. Como regalo, adjunto en este post una de las canciones más hermosas que haya podido escuchar. Aunque no encuentre la manera de versionarla, la he cantado incontables veces. Y me resulta frustrante el ver que este vídeo casero es prácticamente lo único que queda de ella en la red.

 

 

 

Advertisements

90 minutos

Hay tantos enamorados en el mundo, y a la vez tan pocos. Tantas historias fugaces que vienen y van, tantos momentos irrecuperables que desean ser repetidos. Tantas canciones de amor, pero a la vez tantas otras intentando exteriorizar un corazón roto.

Aún no sé cual de estas emociones me transmite en mayor grado este tema de India Martínez, donde se recuerda el momento, el pasado y el presente, el suceso y su devenir. La impotencia de saber que, a veces, todo se puede reducir a 90 minutos.

Esta canción, lanzada el 2011 en el tercer álbum de la ya mencionada intérprete, ”Trece Verdades” hizo que mucha gente conociera su trabajo en España, entre la cual me incluyo. Habiendo conseguido innumerables logros, entre los que destacan una nominación a los Grammy latinos y un gran número de galadornes, India Martínez se asegura siempre de cantar con tal sentimiento que traspasa fronteras. Y tú? También has cantado una canción así a pleno pulmón alguna vez? Espero tus comentarios!

Adoro

Adoro ese sitio en el que te vi por primera vez. Adoro el haberte conocido, no importa el dónde ni el cuándo. Adoro todo lo que dices, para bien o para mal. Adoro el simple hecho de saber que algún día, por alguna jugada del destino, llegaste a mí. Estés o no estés, siempre serás un regalo que me dio la vida.

Y es que me muero por tenerte junto a mí, tan cerca de mí que ni el viento nos separe. Me muero por decirte que eres mi existencia, y mi sentir, que la seda de tus manos y el brillo de tus ojos se han convertido en mi Sol, y también en mi Luna, que me guían a través de todos los días. Aunque haya miles de historias, me complace saber que la nuestra, quizás, nunca estuvo tan atrás de las más profundas.