A esos ojos que me dejan en enero

Quisiera deciros que ya no sé como miraros.

Ya no sé si os volveréis a cruzar con mi mirada,

si volveréis a beber de los colores de mi piel reflejados en vuestras pupilas.

Yo jamás hubiese querido que fuerais pasajeros de mi vida, pero el destino así lo sentenció.

Yo jamás hubiera podido contemplar un mundo sin vuestro brillo, pero en él estoy.

Yo jamás hubiera cambiado, pero tuve que aprender a vivir sin que fuerais míos.

Advertisements