Fuera así la vida

¡Buenas noches, amigos! Después de esta breve pausa por exámenes, he decidido regalaros un poco más de mi creatividad colgando mi segunda canción original en el canal, ”Fuera así la vida”.

Todos hemos hecho algo de lo que nos hemos arrepentido alguna vez. Una palabra mal colocada que ha podido herir los sentimientos de las personas a las que queríamos. Mi impertinencia siempre me ha llevado a tomar decisiones equivocadas, provocando tantas situaciones para las que aún no he encontrado el momento de pedir perdón. Si la vida diera segundas oportunidades, hoy no seríamos lo que somos. Y, aunque no podamos cambiar el mundo, los errores son los que, como personas, nos hacen fuertes.

¡Feliz Navidad!

Siempre pensé que la Navidad era una época en la que se debía reflexionar sobre todas las tragedias del año, unos días en los cuales refugiarte pensando que algún milagro solucionaría tus problemas. Siempre creí que la nieve podía ser la cura para un corazón frío, que un regalo podía desenvolver la tristeza. Arrepintiéndome una y otra vez de no haber cumplido con mis propósitos, me carcomía pensando que era un cobarde que nunca cumplíria sus sueños, que nunca podría amar y ser correspondido. Quise intentar creer que solo el tiempo cura a los que sufren, que solo el viento puede traer algo de esperanza.

Por suerte para mí, la Navidad de 2015 llegó, y con ella, en parte, mi determinación. Ya me había cansado de sufrir por otras personas mientras era incapaz de disfrutar por mí mismo. Ya no podía tolerar que esa armadura que cubría mi corazón siguiera cubriéndose de capas. Siempre le dediqué mi corazón a cosas que no debía, y por eso, me enorgullece decir, que este año se lo estoy ofreciendo a algo más especial: a mí mismo. 

Si reflejo aquí mis pensamientos es porque siento que por fin he logrado materializar mis sueños y mirar hacia adelante en la vida. Ahora, quiero retar a todo el que lea esto a cambiar la percepción de su corazón en todo aquello en lo cual no está conforme, y así poder cantar, a pleno pulmón, que le está dedicando su vida a la más satisfactoria de las realidades.

Feliz Navidad, celemers!

Ser humano

Iluminemos con nuestros cuerpos aquello que la luz no puede alcanzar. Creemos una película solo con las palpitaciones de nuestros corazones. Hagamos magia, creando una chispa incandescente, inagotable como el sentimiento que emana de nuestro respiro.

Sintamos que estamos solos en este universo deshumanizado. Dejemos volar nuestros miedos, materializando nuestros sueños más profundos. Perdamos el temor a la pasión, y seamos presos de lo que un día fue considerado ”ser humano”.

Celoso

Te deseé lo mejor que este mundo hubiese podido conceder. Quise creer que no necesitaba ningún perdón después de tu partida, pero no hay día en el que no piense que, quizás, no todo en este mundo esté hecho con un principio y un final, que quizás haya cosas que escapan a la lógica de la vida. Porque me niego a pensar que puede haber un final tan oscuro para una historia tan corta.

Pero, sin duda, lo que más me duele es que intentes hacer ver que ya nada te recuerda a mí, que intentes convencer al mundo de que nunca me conociste. Porque siempre pensé que las pausas eran limitadas, que los malentendidos eran pasajeros, que las relaciones como la nuestra nunca se acabarían después de haber cosechado tanto. Igualmente, tú te empeñaste en contrariar esa lógica de la vida. Tú te empeñaste en hacerme estar celoso por no poder llevar a cabo tu forma de seguir viviendo.

Me emborracharé

Me emborracharé para olvidar todo lo que viví contigo. Me emborracharé para disipar las falsas fantasías, los sueños rotos que dejaste en mi mente. Será el alcohol la magia que separará a mi imaginación de tus abrazos imaginarios. Será la noche el refugio que lentamente esconderá mi esperanza, haciendo que pierda mi último sentimiento.

Ganarán los desconocidos un espacio donde tú lo ocupabas todo. Será tu aliento reemplazado por mi libertad, tus ojos por el color del cielo que siempre me acompaña. Quizás te recuerde, quizás vuelvas a ser el centro de mi galaxia, pero entonces, la volveré a teñir de líquido, haciendo que tu forma se derrita, y aprendiendo a vivir sin el Sol de mis días.

Si alguna vez me piensas, emborráchate también:

Porque las historias que se cierran nunca se vuelven a abrir.

Porque los finales se crearon para no poder continuar.

Y, sobretodo, porque lo ideal no está hecho para un mundo donde la vida acaba muriendo.

Quererte no es lo correcto, ”amigo”

En la vida, hay mucha gente que funciona como si fuera el Guadiana: a veces aparece, a veces se va, según le convenga. Puede que cuando más les necesites, ellos se hayan olvidado tanto de ti que ni siquiera se den cuenta de que tienen una mano que tenderte. Erróneamente, yo pensaba que este tipo de personas podrían ser considerados mis amigos. Pero, nada más lejos de la realidad, Carlos estaba equivocado, como siempre.

Quien no te quiere, no te merece. Y quien no te busca, no tiene por qué encontrarte. Con el tiempo encontrarás personas que realmente merezcan la pena, que remuevan cielo y tierra para verte porque extrañan tu presencia. Vivimos en una sociedad en la cual a cualquier contacto de Facebook se le puede llamar amigo. Una sociedad en que hay muchos lazos flojos, vínculos medio rotos que acaban quebrando en una decepción, porque muchas veces queremos entregarle a alguien más de lo que él o ella está dispuesto/a a entregarnos a nosotros, sin acordarnos del gran egoísmo que perdura en mucha gente de este mundo.

Pero, por suerte para nosotros, Fleetwood Mac nos enseñó a despedirnos de la gente que no merece nuestro aprecio. Y yo le dedico esta canción a cada una de las personas que se ha querido aprovechar de mí o me ha tratado como algo que no soy y suena muy mal decir.