Armadura

Hola, amigos de WordPress. Hoy me gustaría compartir con vosotros mi canción original, de nombre Armadura, que no hace mucho que subí al canal de YouTube. Es un tema que dedico a todo aquel que se haya sentido incomprendido alguna vez, a todo aquel que haya sido tratado de frío solo por esconder sus sentimientos. Todos tenemos derecho a decidir si nuestro sufrimiento permanece en nuestra privacidad o no, y no por ello los demás deben creer que todo ha sido felicidad en nuestras vidas. Espero que cada una de las personas que escuchen mi canción encuentre un refugio para conseguir la paz interior, pues nuestra satisfacción no tiene por qué depender de lo que sepan los demás de nosotros.  Más abajo, tenéis la letra de mi canción a modo de poema, ya que para mí las palabras son lo más importante cuando se trata de transmitir un mensaje. Espero que os guste ^^.

Qué sé yo, qué sé yo, de la vida y del amor,

qué sé yo, que sé yo, de tener una ilusión,

qué sé yo, qué se yo, de qué va esta canción

si a mi nunca me han roto el corazón.

 

Pero qué sabe la gente si detrás de una armadura

hay un aura de amargura que le suplica a la Luna

que le guíe y le acompañe en todas esas desventuras

que la vida te prepara destruyendo tu cordura.

 

Ven hacia mí y verás, que más allá, después de tu verdad

hay otro mundo latente en el resto de la gente,

deja de bucear en tu mar.

Entonces podrás comprender,

que quien no siente es quien no quiere ver,

y quien no dice es por miedo a perder

todo lo que fue.

 

Siéntate y mírame de los ojos a los pies,

dime qué vas a hacer si ves que empieza a llover,

una lágrima perdida recorriendo mi piel

por cosas que no se olvidan, ni en el anochecer.

 

Pero qué dirá la gente si detrás de una armadura

no se pueden ver el Sol, ni las estrellas, ni la Luna.

Pero qué será del viento recorriendo mi cintura

si quiero parar el tiempo y devolverme la cordura.

 

Ven hacia mí y verás, que más allá, después de tu verdad

hay otro mundo latente en el resto de la gente,

deja de bucear en tu mar.

Entonces podrás comprender,

que quien no siente es quien no quiere ver,

y quien no dice es por miedo a perder

todo lo que fue.

Advertisements