Las Clases de Celeme – Solfeo (I)

Como estoy más aburrido que un champiñón y YouTube me tiene ya cansadito, hoy vamos a aprender música con el profe Celeme. Vamos, que yo de momento no tengo ni idea de solfeo, pero mientras vaya aprendiendo, pues lo dejo aquí y así hacemos algo provechoso en la vida ¿no?. ¡Venga, vamos a ello, celemers!

La música surge de las ondas sonoras creadas por la vibración de un instrumento. Lógicamente, no todo lo que vibra es música. Para ello, el sonido tiene que poder ser cifrado con ondas estables, formando una armonía.Es decir, 5th Harmony (”La Quinta Armonía”) le debe su nombre al compaste de sus cinco voces. Ahora tienen que tener un drama tremendo porque Camila se ha rajao. De todas formas, siempre fui más de ”La Quinta Estación.” Bueno, sin enrollarme, continuemos.

Estas ondas se transmiten por diferentes medios. El aire es el más lento (ya sabíamos que las palabras se las llevaba el viento, pero es que el tío puede hasta con la música, es un crack), superado por el agua (si conocéis a alguien que cante mientras bucea, contactadme), y acribillado ya por los medios sólidos, como un tubo de metal. Así que ya sabéis, chic@s, La Sirenita es la ama, pero cuando cantéis a través del rollo del papel del váter, la superaréis.

Ahora, para despedirnos, presentaremos cuatro características del sonido!:

  • Altura: grave (bajo) o agudo (alto), como la vida misma. Normalmente, hay que controlar los excesos. A no ser que seas una soprano, desafinarás más que un gato en el oceáno.
  • Duración: tiempo que dura el sonido. Hay unos instrumentos que son más chulos que nadie, como el violín, que o los muteas manualmente o la duración se te va al infinito con el de Toy Story. Se llaman instrumentos de cuerda con arco.
  • Intensidad: volumen del sonido. Se podría decir que cuando tu vecino pone la música a toda pastilla mientras estudias es porque vive la vida muy intensamente. Que es muy pasional. Toda una diva.
  • Timbre: ”color” del sonido. Juro que lo leí tal cual. Se refiere básicamente a que no todas las cosas suenan igual. Es decir, que los colores de cada persona o instrumento al realizar música varian. Podríamos decir que Juanes tiene un timbre negro como su camisa, o que los gallos son el resultado de poseer una gama demasiado amplia.

Bueno querid@s, hasta aquí el blog de hoy. Si os ha gustado esta clase tan productiva y queréis más en un futuro, ¡comentad!.

Advertisements