El año del cambio

Quizás este no haya sido el año más querido por todas las personas. Puede que no haya más que tragedia para los ojos de la humanidad, sumida en la guerra, el terrorismo, la represión, el acoso y la falta de respeto a las minorías. Aún así, hoy, en las vísperas del año que se avecina, no puedo evitar pensar en todo lo que, como individuo, me ha aportado o extraído la época más dinámica de mi vida.

He reído, y he llorado; he sentido, y he sufrido. He pensado, trabajado y luchado, sin dejar espacio al descanso. He conocido nuevas personas, pero me he deshecho de muchas otras, alguna de ellas demasiado importante como para lograr superarla. He soñado, he fantaseado, pero también me he desilusionado. He intentado ser feliz, sin depender de nada ni nadie, esforzándome por conseguir eso que tantos llevan toda su vida buscando. He experimentado la sensación de ser rechazado por tu propia condición, incluso por gente que dijo que siempre estaría a mi lado. He visto como aquellos que se consideraban amigos estuvieron siempre demasiado preocupados por ellos mismos.

Aún con todas las connotaciones, he conseguido mirar hacia adelante. Y, por suerte, al final de un túnel, siempre vuelve la luz. Y puedo verla reflejada en todos y cada uno de vosotros. Puedo sentirla en cada vídeo que subo, en cada decisión que tomo en mi vida. Puede que haya alguna nube en esta autopista medio disipada, pero, al menos, ahora ya puedo ver el Sol, las estrellas y la Luna.

Os deseo el mejor de los años.

De corazón,

Carlos

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s