Ser humano

Iluminemos con nuestros cuerpos aquello que la luz no puede alcanzar. Creemos una película solo con las palpitaciones de nuestros corazones. Hagamos magia, creando una chispa incandescente, inagotable como el sentimiento que emana de nuestro respiro.

Sintamos que estamos solos en este universo deshumanizado. Dejemos volar nuestros miedos, materializando nuestros sueños más profundos. Perdamos el temor a la pasión, y seamos presos de lo que un día fue considerado ”ser humano”.

Advertisements

La reina de las melodías

Hoy, se cumplen 25 años sin Freddie Mercury, vocalista del grupo Queen y posiblemente el mejor intérprete de la historia. Siempre le he tenido una especial admiración, quizás porque envidiaba su voz, su carisma o su valentía.

Descubrí a Queen a través de una compañera de clase en primaria: ella me pidió que le versionara ”Another One Bites the Dust” para su cumpleaños, ya que siempre estaba parodiando canciones para felicitar a mis amigos. Más tarde, en mis tiempos de rebeldía pre-adolescente, ya me encerraba en mi habitación al ritmo de ”I Want To Break Free”, usándolo como una droga para escapar del estrés que me provocaba el querer ser aceptado.

Aún así, si hay una canción que me haya ayudado a salir adelante, esa es, sin ninguna duda, ”Don’t Stop Me Now”. Porque, de no ser por ella, hubiera tomado muchas menos decisiones arriesgadas en mi vida. Solemos dejar por miedo demasiados proyectos a medias, tirando a la basura nuestras aspiraciones ante nuestras pesimistas expectativas. Pero esta canción me enseñó que, por muy mal que puedan salir las cosas, es mejor el fracaso que el arrepentimiento, ya que al menos el camino habrá sido satisfactorio. Y es por eso que dudo que algún día no figure entre mis favoritas.

Chantaje

Pues nada… Ya llevaba mucho tiempo sin subir ningún vídeo, y necesitaba celebrar el Día de la Música de algún modo! Esta canción es lo más nuevo de Shakira, la cual colabora con el artista colombiano Maluma.

Qué mejor que hablar del chantaje, esa extorsión que puede provocar una persona en nosotros. Porque, al fin y al cabo, hay muchos temas que no se comentan, pero que es interesante ver salir a la luz a través de canciones como esta. Nunca dejéis que nadie influencie vuestras decisiones en la vida; dejaros llevar por vuestro corazón, vuestros instintos y vuestra razón, pero no cedáis ante personas que no se lo merecen, pues os están intentando moldear a su favor. Hoy, ante todo, hay que ser uno mismo, hay que ser auténtico; como la misma música.

Somos

Hay temas que transmiten poesía. Canciones no tan conocidas que salen del alma, pero no siempre logran llegar a millones de personas. Esta, para mí, es una de las piezas más hermosas que se han compuesto en la música española, y creo que debería ser mucho más famosa. Porque, con tan solo atender a su letra, mis emociones se derrumban, sintiendo cada una de las palabras. Espero que os guste este tema de Melocos, ”Somos”, que en su día colgué con la mayor de mis ilusiones.

”Cuando tenga valor para hablar, diré que tengo miedo de vivir sin volver a escuchar cómo suena un ”te quiero”. Somos el resultado de todo lo que hemos vivido; somos todo lo que cada noche he soñado contigo.”

Ya no

Intentar revivir lo que ya está demasiado muerto equivale a intentar encender un fuego en el medio del océano. Y es por eso que ya no volverán esos tiempos en los que te dedicaba más horas de las que jamás hubieras merecido. Puede que alguien piense que lo eterno es factible, pero yo, gracias a ti, sé que hasta las mejores historias se pueden acabar algún día. Porque hoy, por más que quiera verte, ya no puedo tenerte, y, en parte, es mi propia decisión alejar de mi vida aquello que, aunque quiera, me hace daño a la vez.

Mi historia

Hoy, me gustaría dedicarle este post a todos aquellos que han hecho posible que el número de suscriptores de mi canal llegue a las tres cifras. Nunca podré mostrar suficiente gratitud por aquellos que se han atrevido a escucharme, a darme una oportunidad a lo largo de estos meses. Gracias, de corazón. Porque con 2 minutos de vuestro tiempo, viendo cualquiera de mis vídeos, ya me hacéis feliz.

A los 7 años, yo, Carlos, Celemé, ya tenía un sueño; una ilusión que nunca pude perseguir, unas aspiraciones que siempre pensé que se me quedaban grandes. Yo tan solo quería poder vivir de entonar notas con la voz, pero al destino no le hizo gracia mi idea. Nunca conocí a nadie perteneciente al mundo de la música, y mis padres no estaban dispuestos a permitir que me adentrara en él. Ellos estaban más preocupados en que hiciera amigos, en que creciera como el chico normal que ellos habían estereotipado. Ellos sabían, o pensaban, que el trabajo al que estaba destinado era mucho más común que aquel que yo siempre había querido. Los años pasaron, y yo seguía creciendo como alguien tímido, reprimido por las restricciones del destino.

Pero solo hay un fuego que nunca se apaga: el del alma. Y por eso nunca dejé de pensar en el futuro con el que siempre había deseado. Hace poco más de dos años, intentando aparentar que era un capricho para pasar el tiempo, me compré una guitarra. Pero lo que nadie sabía es que el niño que había en mi aún no había dejado de soñar. E intenté, como pude, aprender por mi cuenta a tocar el instrumento que más tarde me serviría como excusa para perseguir algo que creía muerto hace mucho tiempo. No lo perfeccioné, pues para mí cantar siempre fue más importante, pero tenerlo es probablemente una de las mejores decisiones de mi vida. Porque respaldándome en una guitarra, siento que puedo despejar todas las inseguridades que me hayan podido surgir a lo largo de mi vida.

Y así, tras meditar y meditar, a los 20 años decidí que, quizás, era el momento de empezar a revivir lo que nunca mereció haberse ido de mi vida. Y, por mucho que digan, comenten o insinúen, siento que por fin ha vuelto un poco la felicidad.

¿Qué son las palabras?

¿Qué son las palabras si no piensas realmente lo que dices? ¿De qué sirve un lenguaje que no vaya acorde con el de tu alma? Si el viento se llevara todos esos mensajes vacíos, si tan solo hubiera un ángel encargado de seleccionar los adecuados por tí, quizás hubieras tomado mejores decisiones en la vida. Si hubieras escuchado a tu corazón, y no a tu boca, conocerías mejor aquello que deseas expresar.

Deja que las palabras pasen a un segundo plano. Dale permiso a tus emociones, exprésate comunicándote como la misma vida. Puedes estar al lado de quien quieras, tan solo hazle saber que los gestos valen más que esas diez mil letras que desearías escribirle. Porque la magia está siempre donde pocos conocen. Porque en los buenos, y en los malos momentos, el cuento de tu existencia debe estar completado por las acciones de aquellos que han marcado tu vida.